¡Fuego, que me abraso!

De Cancioneros Musicales Españoles
Revisión del 10:32 4 ene 2015 de Elalguacil (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


FICHA DE LA OBRA

Observación General

La información base de esta ficha ha sido tomada de los trabajos de los profesores Mariano Lambea y Lola Josá, publicados en:

  • CSIC digital
  • Centro Virtual cervantes

Así pues, esta información se considera académica.

Índice de autoridades:

  • ¡Fuego, que me abraso!,
  • Libro de Tonos Humanos,
  • Biblioteca Nacional M 1262,
  • E-Mn 1262,
  • Cancionero Musical,
  • Cancionero cortesano,
  • Música española del siglo XVII.

Autor del texto

Anónimo

Autor música:

Atribuido a Manuel Correa

Voces:

4

Cancioneros:

Data:

Siglo XVII

Referencias:

  • Biblioteca Nacional M 1262
  • RISM: E-Mn 1262
  • Nuevo Incipit de la Poesía Musicada Española (Lambea)

Observación 1:

TEXTO

¡Fuego, que me abraso!
¡Fuego, que me quemo!
¡Fuego, fuego, fuego!
¡Que me abrasa el dios de amor,
y, aunque parece rigor,
en sus llamas me conservo!
¡Fuego, fuego, fuego!
¡Aguas, flores, que me anego!
¡Que me abraso! ¡Fuego!
¡Yelos, que me quemo!
¡Nieves, que me aflijo!
¡Rocíos, cielos, que me anego!
Mas, si los ojos de Anarda
me causan tantos incendios:
¡fuego, fuego! ¡Que me anego!
¡Qué sosiego, qué descanso!
¡Que me aliento!
¡Fuego, fuego, fuego!
¡Vengan luces, que me animo!
¡Vengan fuegos, que sosiego!
¡Lleguen rayos, que descanso!
¡Den incendios, que me aliento!,
porque a mis desasosiegos,
con amorosos ensayos,
¡lisonjas serán los rayos,
caricias serán los fuegos!

¡Aquí de Amor, que me abrasan
unos bellos ojos negros!
No es rigor, que, aunque me matan,
en sus llamas me conservo.

¡Aquí de Amor, que en volcanes
echan hoy todo su resto!
No es rigor, que son de Anarda
y da la vida con ellos.

¡Aquí de Amor, que con agua
se encienda más este fuego!
No es rigor; antes procuran
fomentar la vida a incendios.

¡Aquí de Amor! ¡Agua venga...!:
la de tus cristales quiero.
No es rigor, pues que con ella
consolar quiero mi pecho.

¡Aquí de Amor! ¡Vengan llamas!,
que, aunque abrasarme es tu intento,
no es rigor, que en ti no cabe
venganza cuando estoy muerto.

¡Aquí de Amor, que parece
que se acaba mi consuelo!
No es rigor; ¡vengan más rayos,
que en ellos tu amor contemplo!

¡Fuego, que me quemo!
¡Fuego, fuego, fuego!
¡Que me abrasa el dios de amor,
y, aunque parece rigor,
en sus llamas me conservo!
¡Fuego, fuego, fuego!
¡Aguas, flores, que me anego!
¡Que me abraso! ¡Fuego!
¡Yelos, que me quemo!
¡Nieves, que me aflijo!
¡Rocíos, cielos, que me anego!
Mas, si los ojos de Anarda
me causan tantos incendios:
¡fuego, fuego! ¡Que me anego!
¡Qué sosiego, qué descanso!
¡Que me aliento!
¡Fuego, fuego, fuego!
¡Vengan luces, que me animo!
¡Vengan fuegos, que sosiego!
¡Lleguen rayos, que descanso!
¡Den incendios, que me aliento!,
porque a mis desasosiegos,
con amorosos ensayos,
¡lisonjas serán los rayos,
caricias serán los fuegos!

MEDIATECA

Partituras

Lambea y Josa en CSIC

Midis

Discografía:

Enlaces:

Audios resaltados

Otros Audios

Videos resaltados:

Otros Videos: