Gutiérrez de Padilla, Juan

De Cancioneros Musicales Españoles
Saltar a: navegación, buscar



FICHA DEL AUTOR

Nacimiento

Nace en Málaga, Reino de Castilla en el año de 1590.

Fallecimiento

8 de abril de 1664 en Puebla (México).

Nombre de referencia

Gutiérrez de Padilla, Juan

Otros nombres

Maestros

Francisco Vázquez, en la Catedral de Málaga.

Observación general

Nacionalidad de origen

Española

Justificación

Catálogo de sus obras

La obra de Juan Gutiérrez de Padilla, rescatada de los archivos de la Catedral de Puebla por musicólogos del siglo XX, está considerada entre las más sobresalientes del barroco español:

Obras litúrgicas en latín, entre las que destacan cinco Misas, dos Lamentaciones, una Pasión, motetes y salmos.

Más de sesenta villancicos en castellano, entre ellos ocho ciclos completos de Villancicos para los Maitines de Navidad y villancicos para el Corpus Christi, Inmaculada Concepción y San Lorenzo, pertenecientes a los años de 1551, 1552, 1553, 1555, 1556 y 1557 a ocho voces, además el de 1559 a siete voces.

Las obras de Padilla se conservan principalmente en el Archivo de la Catedral de Puebla y en la Colección "Sanchez Garza", actualmente en el CENIDIM (Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical de México), donde se han hallado trece obras de Gutiérrez de Padilla, de las cuales doce son villancicos. La última es el motete Mirabilia Testimonia a ocho voces, basado en el texto del Salmo 118, interpretada en la hora nona del tiempo Pascual y de la que se conserva sólo una parte.

Numero de composiciones (del autor)

Referencias

Observación 1



RELACIÓN DE OBRAS


BIOGRAFIA

Gracias a su testamento fechado el 18 de marzo de 1664, conocemos algunos datos de uno de los mejores compositores del siglo XVII en el Nuevo Mundo.

Gutiérrez de Padilla nace en Málaga, Reino de Castilla en 1590. Hijo de Juan Gutiérrez de Padilla y Catalina de los Ríos. A temprana edad ingresa en el Colegio de San Sebastián de la Catredral de Málaga, donde recibe la instrucción de Francisco Vázquez en el canto llano y canto de órgano.

Acaecida la muerte de Váquez, Gutiérrez de Padilla no pudo ocupar el cargo de maestro de capilla de Málaga, pero al año siguiente logra el puesto en la Colegiata de Jerez de la Frontera, donde ejerce por tres años.

De 1616 a 1622 permanece en la Catedral de Cádiz, donde se ordena sacerdote,según registro de la propia catedral.

Lo más probable es que Gutiérrez de Padilla llegara a la Nueva España (México) en 1622. En este año, Gaspar de Fernández, maestro de Capilla y organista de la catedral de Puebla (o Tlaxcala) desde 1606, solicitaba la contratación de un maestro asistente, proponiendo como candidato a Gutiérrez de Padilla.

El 11 de octubre de 1622 el cabildo la recibía en estos términos…

"Al maestro Juan Gutiérrez de Padilla como cantor de esta santa iglesia, con un salario de 500 pesos que se pagarán por cuenta de la fábrica en cada año, con la obligación de cantar en la capilla y fuera de ella y todo lo que se ofreciere y de llevar el compás cada y cuando se le mandase por el presidente y estuviere ausente el Maestro de Capilla - Gaspar Fernández - y hacer poner y apuntar las chanzonetas cuando se le encargue…y traerlas pasadas con los demás cantores y así mismo con la obligación de enseñar canto de órgano y hacer ejercicios con los cantores y mozos de choro que son de esta iglesia que se inclinasen a ello y lo quisieren saber , dándoles lección todos los días de trabajo en una hora entera de las 10 a las 11. Que le corra salario desde este primero del mes de octubre."

En este destino dirige el coro y compone chanzonetas y villancicos. En el archivo de la catedral se conservan los villancicos escritos para el Corpus Cristi en 1628.

Tras el fallecimiento de Gaspar Fernández, es nombrado maestro de capilla el 25 de septiembre de 1629.

Al margen de sus funciones como maestro de capilla, Padilla fue dueño de una fábrica de instrumentos. Según consta en un documento certificado por notario en Puebla, en 1641, efectuó la venta de «veinte bajones grandes, veinte bajicos tiples, diecisiete juegos de tres chirimías y dos flautas».

Es probable que de este mismo taller se nutriera el instrumentarium de la Catedral de Puebla imprescindible para abordar la interpretación de esas «arquitecturas» contrapuntísticas y policorales a ocho voces que caracterizan sus obras y en las que era costumbre que los vientos doblaran la parte de los cantores.

El 1 de agosto de 1634 fue despedido "por causas justas", siendo restituido un mes después para asistir con la capilla musical a los festejos del Santísimo Sacramento y a los entierros de las religiosas. Su magnífica capacidad como maestro fue legada a los músicos Juan García de Zéspedes, quien le sustituiría a su muerte y el bajonista Francisco López Capillas, reconocido maestro de capilla de la catedral de México, en cuyas obras se aprecia la influencia técnica y estilística de Gutiérrez de Padilla.

Según la musicologa Alice Ray, en 1645 Padilla contaba con 42 músicos, cifra muy elevada en comparación con las capillas europeas contemporáneas, que rara vez superaban los 20 miembros.

En el año 1651 la capilla de Puebla tenía 26 músicos, 13 adultos y 13 niños, conjunto musical todavía muy considerable para la época.

El libro de difuntos N° 2 del Sagrario Metropolitano de la Ciudad de Puebla refiere:

"En la ciudad de los Ángeles a ocho de abril de mil seicientos sesenta y cuatro, se enterró en la Santa Iglesia Catedral el Maestro Juan Gutiérrez de Padilla Maestro de Capilla..."





HECHOS HISTÓRICOS

Si desea ver una relación de hechos históricos de la época, pinche en el siglo correspondiente.


MARCO MUSICAL




MARCO LITERARIO




MISCELÁNEA



BIBLIOGRAFÍA


ENLACES