Programa Navidad del XVI

De Cancioneros Musicales Españoles
Saltar a: navegación, buscar


INTRODUCCIÓN


Desde antiguo se han utilizado etiquetas que, si bien son útiles a la hora de estudiar e investigar, pueden llegar a tener un valor de tal naturaleza que desvirtúa la esencia misma del objeto estudiado.

En nuestro caso, sin entrar en grandes profundidades, se habla de música sacra y profana o de música culta y popular, de forma tal que parecen realidades sin ningún punto de conexión cuando, en realidad, las fronteras son tan poco claras como las que delimitan el océano Atlántico y el mar Mediterraneo, ¿qué gota de agua ya no es del océano sino del mar?, tan difusas, o más, son las fronteras entre los distintos tipos de música que se han definido.

El mejor ejemplo es la música de Navidad, en la que se entrelazan todas esas tipologías de música, pues si bien es una fiesta sacra, es sin duda la más popular de esas fiestas, y si bien es cierto que nuestros mejores músicos con la más alta de las formaciones han dirigido su atención a este tema a la hora de componer, no es menos cierto que innumerables autores, muchos de ellos anónimos, quizás con poca formación pero sin duda con gran inspiración, han compuesto temas que el gusto y la memoria popular han inmortalizado.

Por otro lado, la música española de todos los tiempos es una desconocida, ausente de la formación de nuestros estudiantes y fuera de ese baúl que llamamos cultura general.

Estudiamos a los literatos en mayor medida, y también a los pintores y escultores, pero las demás artes no parecen haber concitado el suficiente interés, muy injustamente en nuestra opinión.

Más llamativo es este hecho si lo referimos a nuestro siglo de Oro, al que orgullosamente nuestros textos dedicaban mayor espacio que a otras épocas. ¿Quién no a oído hablar de Cervantes, Lope de Vega, Quevedo, Góngora, Calderón de la Barca y a tantos y tantos grandes escritores españoles de aquella época?, y ¿cuántos conocen de la existencia y relevancia de Antonio de Cabezón, Mateo Flecha el Viejo, Francisco Guerrero o Tomás Luis de Victoria, por citar cuatro nombres de nuestros músicos más conocidos?. La desigualdad en el tratamiento no sólo es manifiesta, es exagerada y abusiva si atendemos tanto a la calidad de los autores como al número que de ellos tuvimos.

Y si nuestra música del siglo de Oro recibe alguna divulgación, procede mayoritariamente de las agrupaciones vocales quedando para ámbitos aún más minoritarios la calurosa y atractiva tímbrica de la música instrumental, tan ligada en aquellas épocas a voces y textos.

Estas tres razones nos han llevado a la Asociación Cultural More Hispano a la planificación de estos conciertos Navidad del XVI, con el profundo convencimiento de que su estética y proximidad asombrará a quienes se acercan a nuestra música antigua por primera vez, y, para quien ya la conoce, facilita su audición, sirviendo así a nuestro objeto, divulgar un tesoro musical tan enterrado en el olvido.

EL SIGLO DE ORO


Si hablamos de música, el XVI fue, por antonomasia, el Siglo de Oro, con innumerables músicos de altísima calidad como: Mateo Flecha el Viejo, Cristóbal de Morales, Cabezón, Guerrero, Pedro do Cristo, Victoria, Blas de Castro, y tantísimos otros. En wikipedia encontramos una relación con más de 150 nombres que, a la postre, resulta una lista incompleta. Musicalmente, el XVI es un siglo de referencia.

En los siglos anteriores la música fue avanzando, del canto llano a la polifonía, con la voz como principal herramienta, pero ya se había iniciado la incorporación de los instrumentos. En el XVI encontramos en nuestras catedrales y grandes iglesias el órgano por un lado y los instrumentos de viento por otro, con las formaciones de los ministriles, inicialmente doblando las voces polifónicas, y abriendo un mundo sonoro instrumental, que posteriormente se desarrolló. Su papel, más que relevante en el desarrollo musical español, ha sido olvidado, y necesario es hoy recuperar un sonido, peculiar, armonioso y brillante.

Y ya que hablamos de los ministriles, es de justicia recordar el papel fundamental de la Iglesia, que durante siglos no sólo proveyó de oficio a tantos músicos ilustres, también, y sobre todo, brindó la escuela necesaria para su formación y desarrollo.

También se incorporan a las plantillas de las capillas reales y de los grandes señores, y en sus nóminas encontramos vocalistas, ministriles y tañedores de órgano y cuerda. Es la época de los grandes cancioneros de música vocal, pero también proliferan los de música instrumental, y aunque muchos temas son comunes a los vocales, se inicia ya la presencia de un repertorio propio para los tañedores de órgano, arpa, vihuelas, laudes y tiorbas, instrumentos de gran predicamento en las cortes españolas.

Al recordar la música de esa época, nos surgen etiquetas como música sacra, profana, culta, popular, que si bien son útiles para el estudio, pueden crear, y crean, la falsa imagen de compartimentos estancos e independientes. La realidad es otra, recordemos las versiones a lo divino y a lo humano, o las denominadas misas parodia, como ejemplo de la constante ósmosis entre música sacra y profana.

Lo mismo podemos decir cuando nos referimos a la música popular y la mal llamada música culta. Cuan culta es muchas veces nuestra música popular, y cuanta raíz popular encontramos en la música que hemos dado en llamar cortesana. El mejor ejemplo de estas mezclas es la música de Navidad.

Todas estas razones han motivado a la Asociación Cultural More Hispano, dentro de su proyecto Cancioneros Musicales Españoles, al diseño y realización de un programa de música cortesana, que busca el equilibrio y la proximidad desde las raíces más populares a las elaboraciones más elevadas y depuradas técnicamente, sin saltos ni bruscos quiebros, incorporando a la música vocal la riqueza tímbrica de los instrumentos antiguos (bajones, bajoncillos, chirimías, cromornos, cornetas, flautas, orlos, sacabuches y vihuelas), dentro de una iniciativa netamente privada, sin más objeto que la divulgación de nuestro rico y desconocido patrimonio musical, con el convencimiento de que supondrá un sorprendente descubrimiento para el que lo oye por primera vez.




EL PROGRAMA


Título Cancionero Autor
1 Ave uirgo gratia plena Musical de Palacio Anónimo
2 No la deuemos dormir Gandía Anónimo
3 Soleta y verge estich Gandia Bartomeu Carceres
4 De la virgen que pario Libro de cifra nueva Antonio de Cabezón
5 Es nascido Biblioteca Geral de Coimbra Pedro do Cristo
6 Los hombres con gran plaçer Colombina Anónimo
7 Rey a quien reyes adoran Uppsala Anónimo
8 Quem vidistis, pastores Motecta 1572 Tomás Luis de Victoria
9 Ibant Magi Canciones y Villanescas Espirituales Francisco Guerrero
10 Al resplandor de una estrella Canciones y Villanescas Espirituales Francisco Guerrero
11 Gloria, pues nació Barcelona Anónimo
12 Falalan Uppsala Anónimo
13 La Negrina Las Ensaladas de Flecha Mateo Flecha el Viejo



LA INTERPRETE

AA RH 03.JPG

Doctora en Artes Musicales por la Universidad de Houston, donde ha sido profesora de Historia de la Música y Teoría Musical. Licenciada en Teología y Ética Social por la Yonsei University de Seúl. Master en Música Litúrgica por la Hanshin University y Master en Música por la Boston University.

Es muy solicitada como conferenciante, habiendo ejercido esta labor en diversos países. La última conferencia ha sido esta primavera sobre ¨La nueva fuente para el registro del órgano postclásico francés¨ en el Westfield Center de Houston en Estados Unidos (2012). La Doctora Hong ha presentado otras conferencias y estudios sobre la música francesa de órgano, incluyendo Southeast and Midwest Historical Keyboard Societies (Philadelphia 2009), the Colloque international Dom Bedos de Celles (Bordeaux, 2009), y el Southwest Jersey chapter of the American Guild of Organists (New Jersey, 2010).

Próximamente la editorial Wayne Leupold publicará su estudio y transcripción de las piezas de órgano de Guillaume Lasceux descubiertas recientemente en los Estados Unidos. También ejerce como liturgista, acompañante y directora de coro.

Como concertista, destacan sus actuaciones por todo el mundo (Estados Unidos, Canadá, Suiza, Bélgica, España, Francia, Finlandia). Organista invitada para la fiesta de Pentecostés de Meaux, Inauguración del órgano de la Catedral Saint Paul de Los Ángeles, Integral de Arte de la Fuga para el concierto bianual de American Bach Society. Con ocasión del centenario del nacimiento de Maurice Duruflé, interpreta la integral de sus obras de órgano, además de otros muchos conciertos.

Fundadora y directora de los ensambles Le Clair y Stainer Ensamble, dedicados a la música de cámara europea de los siglos XVII y XVIII. Dirige e interpreta numerosos conciertos en América y Europa. El ensamble SoRi, formado recientemente, se consagra principalmente al repertorio de conciertos para violín y orquesta, que Riyehee Hong, transcribe para órgano y violín.

Su última grabación, York Springs Recital ha sido publicada con el sello Loft Recordings (2013).

ENLACES

Más información, incluyendo vídeos, en www.cancioneros.si.