Ya las sombras de la noche

De Cancioneros Musicales Españoles
Saltar a: navegación, buscar


FICHA DE LA OBRA

Observación General

La información base de esta ficha ha sido tomada de los trabajos de los profesores Lola Josá y Mariano Lambea, publicados en:

  • CSIC digital
  • Centro Virtual cervantes

Así pues, esta información se considera académica.

Índice de autoridades:

  • Ya las sombras de la noche,
  • Cancionero Poético-Musical Hispánico de Lisboa,
  • CPMHL,
  • Biblioteca do Palácio Nacional da Ajuda (Lisboa), 47-VI-10, 47-VI-11, 47-VI-12, 47-VI-13,
  • Madrigais Sec XVI,
  • Cancionero Musical Español de Ajuda,
  • Cancionero Español de Ajuda,
  • Cancionero de Lisboa,
  • Cancionero Musical,
  • Cancionero cortesano,
  • Música española del siglo XVII.

Autor del texto

Anónimo

Autor música:

Atribuido a Manuel Correa

Voces:

4 + guión.

Cancioneros:

Data:

Anterior a 1640

Referencias:

  • Lisboa, Biblioteca do Palácio Nacional da Ajuda. Signaturas 47-VI-10 a 47-VI-13
  • Nuevo Incipit de la Poesía Musicada Española (Lambea)

Observación 1:

Falta el cuaderno correspondiente a una de las voces. La edición moderna de Lambea y Josa, ha incluido una reconstrucción de la voz que falta, utilizando en esta rehabilitación musical los escritos de los teóricos de la época como Andrés Lorente o Pablo Nasarre.

TEXTO


Ya las sombras de la noche
huyen medrosas y tristes
del alegre luz del día
que risueña las despide.

Yo, solo y triste,
en soledad amarga,
–mediendo mi dolor,
la noche larga–,
a ver el día espero;
veniendo el día,
por la noche muero.

Ya en armonía, las aves
dulces cantares la dicen,
y el cielo claro y sereno
de mil colores se viste.

Cubierto de oro y de nieve
corre Genil, a quien siguen
todas sus fuentes vestidas
de azahares y jazmines.

Yo, pues, que en mi pobre choza,
acosado de impusibles,
a mis cuidados di el sueño
que ya para mí no sirve.

apenas vi el alba cuando
dejé mis pajas humildes;
ni menos ni más contento
de quedarme o de partirme.

Que, aunque la cara del día
es a todos apacible,
y el mudarse, al fin mudarse,
o, a lo menos, divertirse.

Yo, solo y triste,
en soledad amarga,
–mediendo mi dolor,
la noche larga–,
a ver el día espero;
veniendo el día,
por la noche muero.

MEDIATECA

Partituras

Midis

  • No hay

Discografía:

Enlaces:

Audios resaltados

Otros Audios

Videos resaltados:

Otros Videos: